13 oct. 2009

Dejar de morderse la uñas

 Morderse las uñas es un hábito muy malo. No sólo resulta feo, sino que además puede acabar deformando los dedos. Unas veces es el estrés el que nos conduce a este vicio mientras que otras es un hábito aprendido. Sea como sea, si eres de los que no puede dejar de morderte las uñas, acaba de una vez por todas con esta manía.   




  • 1 Acaba con el nerviosismo. Muchas veces nos mordemos las uñas por puro estrés y nerviosísimo. Lo primero que tienes que hacer, por lo tanto, es acabar con ese estrés. ¿Qué te agobia? ¿Por qué estás tan nervioso? En la mayoría de los casos verás que tener estrés no tiene ningún sentido. De todas maneras, puedas combatir los nervios con métodos alternativos, prueba con chicles, chupa-chups, caramelos de menta, etc.
  • 2 Acude a tu farmacéutico. En la farmacia puedes encontrar un líquido que se aplica sobre las uñas para darles un sabor desagradable. Es una excelente manera de cogerle `asco´ al vicio de comerse las uñas.
  • 3 Cuida tus uñas. Cuando sientas la tentación de morderte las uñas, no lo hagas, en su lugar córtatelas, límatelas o aplícate esmalte. Le cogerás el gusto a tener unas uñas limpias y cuidadas y además tu mismo te estarás impidiendo mordértelas al recortártelas.
  • 4 Cubre tus uñas con tiritas. Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de cuándo nos mordemos las uñas. Si es tu caso prueba a cubrírtelas con tiritas durante un par de días, así conseguirás darte cuenta de cuándo lo haces.
  • 5 Ponte unas uñas postizas. Acude a un centro de estética y pide que te pongan uñas artificiales. Las de muchos tipos y todos ellos lucen muy bien. Las uñas postizas no sólo te impedirán morderte las tuyas, sino que además harán que te des cuenta de lo bonitas que quedan tus manos con unas uñas cuidadas.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por su visita. Puedes dejar tu comentario aquí